foto-iphone-paul-moore

Muchas personas me piden consejo sobre qué móvil comprar. Los que me conocen bien ya saben que no contesto a esa pregunta directamente, nunca. Utilizo mi genética gallega para hacer algunas preguntas sobre el tipo de uso que le quiere dar el interfecto y sobre todo trato de indagar sobre qué utilizará realmente; sí, hay mucha diferencia entre lo que “piensas que vas a usar” y lo que realmente utilizas. Lo inteligente es poner los pies en el suelo del que busca un nuevo móvil y orientarlo sobre lo que realmente hace con el móvil.

En algo que coincide casi todo el mundo es en que utilizará muchísimo el móvil como cámara de fotografía y de vídeo. Es normal pensar que se hará eso. Y de hecho muchas personas están utilizando la cámara de fotos móvil como única cámara en sus salidad de ocio, en sus viajes de placer y laborales. Y piensan por supuesto que si la cámara es buena las fotos automáticamente van a ser buenas. Nada más lejos. Es difícil hacer buenas fotografías, requiere pericia, gusto, buen ojo, precisión, perspectiva, enfoque de lo que estás realmente viendo. No es sencillo.

El iPhone de Apple es para mí el teléfono que más satisfacciones me ha dado con su cámara desde que incluye buenas cámaras, cosa que empezó a ser apreciable en la generación del iPhone 4 si mal no recuerdo. Ahora tengo un iPhone 6 y antes he tenido el iPhone 6 Plus y son cámaras excelentes, con las que puedes hacer muy buenas fotografías y como mínimo pasarlo muy bien mientras las haces.

Con el paso del tiempo adquieres experiencia, te animas a hacer muchas fotos y acabas encontrando alguna que te parece buena. Además de la propia cámara del iPhone, también existen apps que te permiten procesar y editar de millones de maneras posteriormente tus resultados. Y a veces encuentras algún fotógrafo con iPhone que te hace ver que no tienes ni la más remota idea de cómo utilizar uno (en cuanto a la cámara al menos). Es el caso del Paul Moore, que expone ya unas fotografías de Irlanda realizadas con la cámara del iPhone y retocadas y editadas con las siguientes apps: Phototoaster, Snapseed, HandyphotoTadaa.

Viendo las fotos que hacen otros puedes aprender un poco también, así que ya sabes, echa un vistazo a las de Paul y llora. Eso es justo lo que estoy haciendo yo ahora mismo antes de prepararme para salir mañana a fotografiar más con el iPhone, a buscar la luz que hace buenas las fotos. Los que saben de esto dicen que todo el “truco” está en captar la luz adecuada.