Si ves con otra perspectiva un gesto que realizas a diario, varias veces cada día, es posible que te plantees cambiar tus hábitos. 

Esto es lo que han pensado los Creativos de una de las campañas más directas y geniales que he visto sobre el asunto. Los momentos en los que utilizas tu smartphone cuando estás con los tuyos; es aplicable también para cualquier persona con la que estés, por supuesto. 

Una barrera más física de lo que nos imaginamos. No la vemos. La ven los otros. Y nos nos dicen nada, es demasiado habitual. Nos hemos acostumbrado a esto. Si hay reglas establecidas en tu casa para el uso de la televisión, de las consolas, de los ordenadores, quizá también sea el momento de establecer normas para ti sobre el uso de los smartphones. Da que pensar.