OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo estándar y lo universal. Nuestros dispositivos móviles avanzan “que es una barbaridad”. Sus conectores lo hacen, pero cada fabricante hace la guerra por su cuenta. No hay uniformidad, no hay un estándar global aceptado, no hay un conector universal. En general para el usuario final todo esto es un cachondeo y una broma de mal gusto cuando se encuentra falto de su conector de turno. Cuando realmente te hace falta nadie a tu alrededor tiene el mismo conector que tú.

El estándar más implantado es el conector microUSB. Los de Apple van por su caminito hecho a medida con su conector Lightning. Los que están llegando apuestan por un nuevo tipo de USB más coherente. el USB Type-C. Mientras tanto sigue reinando la hetereogeneidad. Y los conectores de conexión a ordenadores o a enchufes de carga no son los únicos que nos toman el pelo en nombre de los fabricantes. Todavía están las tarjetas SIM que son de su padre y de su madre y los propios enchufes de pared entre los diferentes países y continentes. Todo es distinto, nada es igual.

Los beneficiados de esto, como siempre, los que venden los productos “diferentes” y también los que venden productos para fomentar la igualdad: los que venden adaptadores de todos los tipos se frotan las manos cada vez que surge una divergencia respecto a lo que parecía que se aproximaba a estándar. Es negocio para ellos que todos sean diferentes. Es su trabajo dotar de adaptadores, están encantados. Mientras nosotros seguimos cargando con cables, adaptadores, enchufes, baterías y todo lo necesario para que nos importe menos qué conector tengan los demás. El que importa, como siempre, al fin y al cabo, es el nuestro. Qué importan los demás. Lo estándar y lo universal. Da que pensar.