El peor de los relojes analógicos, parado, te da la hora correcta dos veces al día. Un smartwatch sin batería no.