Los líderes mundiales tienen barra libre en la red social. Si han sido elegidos por sus ciudadanos y tienen algo que decir, no importa la polémica que susciten, lo podrán decir sin que la red censure, aperciba o bloquee su cuenta. Los consideran necesarios y creen que es peor eliminar sus cuentas que permitir que todos los usuarios podamos ver lo que tienen que decir.

El post de su blog merece una leída y una pensada. Twitter ha hecho muchas cosas bien, algunas mal y ha aprendido siempre en estos más de 10 años de aventuras. Ahora opino que lo hace bien. No se dejan influenciar por ninguna parte (o eso dicen) y aportan esa sensación fresca y de agradecer que acompaña a una declaración como esta. Bien por Twitter.