Un día estás intentando jugar online con tu consola favorita. Un grupo de hackers están realizando un ataque al servicio y no te dejan jugar. ¿Qué hacer? Fácil! Si eres Kim Dotcom les ofreces cuentas gratuitas de Mega a cambio de que paren el ataque y solucionado.