B4_skQMIMAAtj1P

No creo en los smartwatches. Ya lo he dicho en varias ocasiones y por ahora no voy a tener uno para uso personal; seguro que cuando venga el Apple Watch no sabré decir que no, pero ahora mismo todo lo que hay en el mercado no me interesa.

Sin embargo, estos días me hice con una pulsera de actividad. Una oportunidad de heredar de @doalvares su Sony Smartband ha hecho que desde ayer la lleve en mi muñeca, sincronizada con mi Moto X (pronto análisis) y aportando datos a la aplicación Lifelog que registra absolutamente todas tus actividades a lo largo del día.

La pulsera tiene la función principal de recibir notificaciones del dispositivo móvil. Si entra una llamada telefónica te avisa mediante vibración, lo mismo que si entra un correo electrónico, etc. También puedes controlar la música de tu dispositivo como si de un mando a distancia se tratase. No he probado todavía esta opción. Veré si puede manejar el Spotify o solo el reproductor del sistema operativo.

La Smartband de Sony es bonita, discreta y resistente. No tiene la intención de sustituir a un reloj, creo que no podría vivir sin uno de mis relojes en la muñeca izquierda, y tiene una batería que dura más de un día, o al menos eso indica la app que la controla a su vez a ella.

Estaré probando la pulsera unos días para ver si me acostumbro a ella y si el control al que me somete no me produce ansiedad.

Fijaos que sabrá, registrando en la app Lifelog dónde estoy, qué fotos hago, cuántas veces y cuánto tiempo veo mis apps favoritas. No estoy seguro de que esto sea del todo sano, pero al menos me servirá para ser consciente del uso compulsivo que en ocasiones hago del móvil. Quizá pueda evitar determinados actos reflejos que me molestan porque molestan a los demás, por ejemplo mientras hablo con ellos. Os seguiré contando.