Hace un tiempo leí sobre como hacer una aplicación invisible casi termina con Robin. A grandes rasgos Robin es una aplicación que te permite saber que salas de tu oficina estás ocupadas y quien las está ocupando en un determinado momento. También permite reservar las salas para usarlas en un futuro.

El problema del que hablan es que diseñaron una aplicación demasiado invisible. La aplicación trabajaba en segundo plano sin intervención del usuario, es decir, la instalabas y te olvidabas de ella. Mientras funcionaba no había problemas. El problema llegaba cuando algo fallaba. Como el usuario no tenía motivos para lanzar la aplicación cuando era consciente del fallo ya era demasiado tarde.

Después de dos párrafos he titulado una entrada como La invisibilidad de lo que funciona y no he hecho más que hablar de como hacer algo invisible te lleva a que el usuario no sea consciente de cuando falla. Pero ahora veréis muy bien el motivo. Continúa leyendo