Hace algo más de un año Facebook realizó unos cambios en sus aplicaciones móviles. En principio empezaron a requerir permisos de uso del micrófono para eso que se llama segunda pantalla. La idea era básica: al realizar una actualización la aplicación escuchaba que suena de fondo, compara la huella de audio con cosas conocidas (canciones, series, películas…) y te ayuda a añadir información a dicha actualización de estado.

Todo lo dicho hasta aquí la verdad que suena interesante. El problema llega cuando empiezan a pasar cosas raras y el tema pasa de interesante a preocupante. Y eso es más o menos lo que pasó cuando un usuario de reddit compartió una de sus experiencias con esto de Facebook y los micrófonos:

Continúa leyendo