A veces encuentras vídeos que no puedes dejar pasar tan fácilmente. Este es uno de ellos. Lo había anotado hace ya unos días en Twitter, pero me apetece dejarlo a mano para poder recordarlo de vez en cuando. Es impactante, muy impactante y de una belleza extraordinaria.