La arena te hace sentir en los pies descalzos. Si no hace calor, estará fría. Notarás frío en tus pies, pero no te importará si estás percibiendo otras cosas que te hagan experimentar sensaciones más intensas. 

Lo que más te hace sentir al final del día es lo que te llevas; a veces son personas y otras solo cosas que suceden alrededor.

También el mar ayuda a palpar otras emociones; estando cerca de él inhalas su aroma y eres un poco más consciente de tu ínfimo tamaño. Eres pequeño, eres nimio. 

En la playa todos somos iguales. Nos vemos y nos escuchamos como si nos hubiésemos visto antes. No hemos coincidido nunca pero tenemos algo en común. El litoral nos pone al mismo nivel, al nivel del mar y de la arena. Lo siento.