Si me decepcionas una vez, es culpa tuya, si me decepcionas una segunda vez, es mi culpa.