¿Para que sirve una pulsera de medición de actividad?

Estoy seguro que te habrás hecho esta pregunta más de una vez y si no ha sido así es que alguien te la habrá hecho a ti. En todo caso existe mucha gente que todavía no tiene claro para que sirven y no hay nada mejor que una explicación con un ejemplo práctico para aclarar al menos uno de los usos que tienen.

Ahora estoy probando una pulsera de actividad Fitbit Charge; una gama media ente las diferentes que puedes encontrar en el mercado y que me interesaba poner a prueba en cuanto a una de sus funciones más misteriosas: la cuantificación del sueño y de la actividad nocturna.

Siempre he necesitado dormir poco. Y siempre he dormido poco. Pero no sé cuánto; nunca lo he sabido. Tengo esa sensación de que me voy a cama muy tarde, siempre después de las doce la noche y me levanto muy temprano, cuando aún no han dado la siete de la mañana. Tenía muchas ganas de saber cuánto duermo exactamente y mejorar la media si fuese necesario.

Todas las recomendaciones sobre el número de horas que un adulto necesita para estar en condiciones óptimas al día siguiente trazan la media en las 8 horas. Está claro que tiene que haber un rango variable, así que parece que entre 7 y 9 horas es el ideal para una persona adulta sana.

Captura de pantalla 2015-07-19 12.11.12

Quise buscar un soporte científico para esta cuantificación, así que estuve leyendo algunos informes apoyados por los principales especialistas de la materia. Uno de los que más me ha gustado leer es este [PDF] del hoy Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), del año 2011, que trata sobre los estándares y recomendaciones de la Unidad del Sueño. Allí encontré que según la Encuesta Nacional de Salud (ENS) de 2006, donde se pregunta respecto al sueño en estilos de vida y consumo de fármacos, los resultados muestran una duración media del sueño de 7,7 horas para todos los grupos de edad y 7,2 horas, para el grupo de 35 a 44 años, que es en el que me encuentro.

Con estos datos de referencia en la mano, ya solo me tuve que calzar la pulsera en la mano, instalar la app de seguimiento de los resultados en el smartphone y dejar que se fuesen acumulando los datos. No hice nada extra en la primera semana, tan solo medir. Y el resultado fue sorprendente para mí, pues la media de horas de sueño se quedó en una míseras 5h 52 min. Ni 6 horas de sueño durante una semana. Algo esperaba sabiendo lo que os comentaba al principio sobre las horas de ir a la cama y las de salir de ella, pero que sorprende cuando la ves reflejada en una tabla y una gráfica. Había que hacer algo.

Lo que me propuse fue marcar un objetivo de mejora. En la siguiente semana intentaría alcanzar las 7 horas de media. Lo intenté, forzando la hora de ir a cama por la noche y aprovechando los días en los que no tuviese que madrugar par recuperar algo de sueño. El resultado es de una media de 6h 30 min., mucho mejor que en la pasada, pero sin alcanzar el objetivo deseado de 7 horas.

Desde luego me está sirviendo de mucho la pulsera cuantificadora de actividad, me está motivando a mejorar y aprender un hábito saludable. Está claro que lo podría intentar sin nunguna pulsera, sin smartphone y sin medidas cuantitativas, aunque no sería lo mismo.

Este es un ejemplo muy claro de lo que hace la pulsera, no solo hace su función muy bien, sino que además logra motivarte para conseguir un objetivo que tú mismo tienes que marcar. Estoy seguro que lograré el objetivo en la siguiente semana. Os lo contaré.

¿Cuál es vuestra experiencia con pulseras o relojes de medición de actividad?