Asus trio

Hacía mucho tiempo que sentía curiosidad por los Chromebook de Google y, como podéis imaginar, el anuncio de la inminente compatibilidad de este tipo de equipos con las aplicaciones para Android ha sido el empujón definitivo para lanzarme a por uno. Aunque hay opciones para todos los gustos, mis requisitos han facilitado mucho la elección del equipo adquirido. Tenía claro que quería un equipo pequeño, muy portátil y con pantalla táctil. Si nos fijamos en la lista de equipos que serán compatibles con aplicaciones androides, vemos que esta se reduce a tres si queremos disfrutar de ellas ya en junio (Acer R11, Asus Flip y Chromebook Pixel).  Aquí ha entrado un tercer elemento: el precio. Dado que se trata básicamente de un capricho para “cacharrear”, me puse un límite de 300 euros y esto, unido a que no me convencían algunos aspectos del R11, me ha llevado a optar definitivamente por el Asus Flip C100PA en su configuración más básica.

El Asus Flip con Chrome OS es un equipo convertible, es decir,se puede plegar completamente y, en esta posición, se desactiva el funcionamiento del teclado para evitar pulsaciones no deseadas. Cuenta con una pantalla táctil IPS de 10,1 pulgadas con una resolución de 1280 × 800, procesador Rockchid RK3288C de cuatro núcleos y, en el caso de la variante elegida, 2 GB de RAM y 16 GB de disco duro (existe otra variante con 4 GB y 32 GB respectivamente), además de conectividad wifi a/b/g/n/ac y Bluetooth 4.1. En cuanto a puertos de conexión, encontramos un jack de entrada y salida de audio, dos puertos USB, un puerto micro HDMI y una ranura para tarjetas micro SD. Su batería de dos celdas ofrece una autonomía declarada de 9 horas (que obviamente habrá que comprobar). En cuanto al cargador, que es un elemento donde habitualmente nos dan una sorpresa desagradable con muchos equipos pequeños, me he alegrado de encontrar un adaptador poco más grande que el clásico adaptador de Apple para los primeros iPad (con un conector específico, no micro USB). En cuanto a las características físicas, este equipo tiene unas medidas de 26,3 × 18,2 × 1,6 cm y un peso de 0,89 kg, lo que nos da como resultado un equipo muy liviano y fácil de transportar.

 

Teclado Flip

Dado que no llevo ni 24 horas con él, poco puedo hablar sobre este equipo más allá de una presentación inicial. Si bien las teclas y el espacio total son algo reducidos, no he tenido ningún problema para usar el teclado, que ofrece una sensación mejor de lo esperado para el precio en el que nos movemos. Al abrir el equipo y ver las teclas empezamos a ser conscientes de que estamos usando un sistema operativo claramente orientado a la web, ya que encontramos teclas específicas para funciones como avanzar o retroceder entre las páginas visitadas y, cómo no, una tecla específica para lanzar el buscador de Google. El touchpad, sin ser ninguna maravilla (una vez que has probado los de los Mac, tu escala se sitúa en un listón demasiado alto), cumple perfectamente su cometido con un rendimiento claramente superior al que encontramos en la mayoría de PC.

Es muy pronto para valorar el rendimiento general y, más específicamente, el del navegador. Mi impresión inicial es que, como era de prever, resulta muy rápido para tareas como arrancar el equipo o iniciar aplicaciones, si bien el deslizamiento se traba ligeramente en páginas con mucho contenido.  Al valorar este comentario hay que tener muy en cuenta que vengo de un equipo infinitamente más potente (una Surface con procesador i7 y 8 GB de RAM), por lo que quizás os hagáis una mejor idea si digo que veo el rendimiento a medio camino entre los clásicos netbook y un PC realmente potente. En definitiva, sí, parece que con un Chromebook obtendremos un rendimiento superior para tareas básicas al de un PC comparable o algo superior, pero tampoco se pueden esperar grandes milagros de un portátil algo limitado en cuanto a sus especificaciones.

En los próximos días seguiré probando este equipo y más adelante haré una nueva reflexión sobre mis impresiones más allá de este primer vistazo. Entre tanto, si tenéis alguna duda específica, os invito a plantearla en los comentarios de esta entrada o, de manera alternativa, a través de Twitter.