4KUltraHD

Esta semana ha sido la semana del CES (Consumer Electronics Show) en Las Vegas. Cada edición sucede lo mismo allí, como sucede en las otras ferias internacionales a las que he podido asisitir: IFA en Berlín y la más jugosa por centrarse en dispositivos móviles MWC en Barcelona.

Se reúnen un montón de personas interesadas en ver productos y servicios novedosos, unos para hacer negocios o cerrarlos, otros para establecer contactos y todo el resto para obtener información y publicarla en los medios de comunicación para los que trabajan. Es una feria. Todo el mundo sabe lo que es una feria, pero en este caso es a lo grande.

Más o menos todo el mundo está al tanto de que este año el foco de atención son los televisores de ultraenormesuperquetecagas resolución. La CEA, que es la asociación que se encarga de unir a los principales fabricantes de productos mostrados en la feria CES se encarga de divulgar sobre todos los aspectos informativos y divulgativos desde su blog, lo hace muy bien realmente.

Sin embargo, entre toda la información que existe es difícil imaginar cómo llega la necesidad de esos productos hasta los usuarios finales; y no me refiero a ti o a mí, que nos interesa bastante este pequeño mundo tecnológico, sino a personas que tienen un televisor, o varios, en sus hogares, pero no saben qué es exactamente un Hertz, qué significa HD Ready, ni Full HD, ni HDMI. Personas que no tienen contratado ningún servicio de televisión a la carta con una operadora, que no acceden a contenidos de alta definición a través de su DVD, su NAS o su videoclub (¿Aún queda alguno?). ¿Cuándo les llegará a ellos la necesidad de un televisor 4K Ultra HD?

Incluso no estoy seguro de que nosotros, los que leemos Beta privada, seamos capaces de justificar la elección de un televisor o un monitor 4K. Tampoco sé cómo se va a dar el salto entre los contenidos que las televisiones públicas y privadas nos están ofreciendo y los que realmente queremos. Nadie quiere por lo que escucho cada día en mis entornos familiares o laborales la televisión (contenidos) que tenemos a día de hoy. Pero una amplia mayoría tampoco tiene mucha idea de cuál es la solución adecuada para sustituir esos contenidos. Ya sé que sois expertos en ver series  con subtítulos o sin ellos, visualizar películas en streaming desde vuestros teléfono a través de vuestro Chromecast en vuestra televisión, o disponer de todos los contenidos seleccionados por vosotros en vuestros NAS. Pero vosotros no me servís. Hay un salto enorme que va a generar un momento de caos. Ese momento en el que tendréis que enseñar a dos generaciones por lo menos cómo hacer las cosas para ver contenidos. Una generación distante por arriba y otra que dista por abajo.

Lo haremos porque estamos en el medio, pero me preocupa el 4K Ultra HD. Está en la feria CES de Las Vegas y cuando nos muetran las decenas de marcas sus dispositivos en el “telediario” nos quedamos con las misma cara que cuando en el avance del tiempo nos hablan del que hará la semana que viene. Estoy preocupado.