home-hero-img

 

Obi Worldphone es una compañía que ha cofundado un viejo amienemigo de Steve Jobs, John Sculley junto a una conocida empresa de diseño de Silicon Valley: Ammunition . Su objetivo es crear terminales que sean realmente equilibrados en cuanto a diseño y calidad de construcción y precio. Por lo que han presentado estos días en su página web parece que lo pueden haber logrado.

Ammunition-Work-ObiWorldphone-Product05-wpcf_1024x575

 

Han presentado un par de dispositivos cuyos nombres hacen referencia a emblemáticas ciudades del estado de California. Por una parte el SF1 (San Francisco) que es su terminal de referencia y por otra el SJ1.5 (San Jose), un terminal con menores prestaciones pero todavía muy jugoso para los que vayan a pasar de un terminal no inteligente a un terminal que reúne diseño, calidad de materiales y componentes y además la última versión de Android Lollipop.

Ammunition-Work-ObiWorldphone-Product08-wpcf_1024x575

 

Piensan que en el mes de octubre serán capaces de comenzar su distribución en varios países seleccionados, sea online o a través e distribuidores autorizados. Los países en los que han pensado, siempre con el factor común de que son países que se espera que tengan un rápido crecimiento de la población más joven, son Vietnam, Indonesia, Tailandia, los Emiratos Árabes, Kenia, Nigeria, Tanzania, Sudáfrica, Pakistán, Turquía e India. Por supuesto que no está España, ni Portugal ni ninguno de los países de la CE que no se espera que tengan ese crecimiento generacional ( o quizá de ningún tipo de crecimiento).

Las especificaciones son interesantes y se pueden ver en su página web con todo detalle, pero con todo sus precios se han contenido lo suficiente como para ser muy apetitosos para todo el mundo. Así, el SF1 se va a un precio de $199 o $249 dependiendo de si lleva 16 GB/2GB, o 32 GB/3GB de Almacenamiento/RAM.

Novedades como estas hacen pensar que todavía alguien puede hacer cosas interesantes, claro que tiene que tener un buen puñado de dólares que acompañe el proyecto o su futuro será no muy claro como ha sucedido con algunos proyectos similares. Estaremos atentos a ver  qué sigue cociendo la gente de Sculley.