Cuando pienses que tienes que empezar todo desde cero, es el momento en el que te propongo: para, reflexiona y piensa si no sería mejor copiar alguna de las “ruedas que ya están inventadas”.