Si quieres convencer a alguien de algo, hazlo con datos. Elige los datos que más le interesan, ponlos bien bonitos en una página o en un gráfico y dile lo que va a pasar; porque los datos lo dicen. No se podrá negar a la evidencia.

Nada convence más que un dato.