MacStories

  1. Recibo el correo semanal del Club MacStories y pienso: “¡Es verdad, tengo que dar de baja esto!”
  2. Echo vistazo más o menos rápido: “Vaya, pues la verdad es que no está nada mal. Luego lo leo tranquilamente y ya veo lo que hago”
  3. No lo leo ni tranquila ni intranquilamente
  4. Vuelta al paso número 1

No me mires así, tú también tienes alguna suscripción a la que no le sacas partido y lo sabes 😉