Llevo queriendo tener Canal+ desde que aprendí a masturbarme. Recuerdo los viernes por la noche que me quedaba solo en casa: bajaba al salón, encendía la televisión y me rayaba los ojos durante un tiempo indefinido hasta que comenzaba el movimiento, el vaivén y podían distinguirse leves gemidos entre los sonidos de sorber sopa que emitían los altavoces. Era gracioso notar en la oscuridad más absoluta cómo se iluminaba y se oscurecía mi cara cada medio segundo hasta que los protas cambiaban la postura.

Pasaron los años y crecí, intenté reproducirme y llegué a tener una casa en propiedad a medias con el banco, un ordenador y un televisor HD grande que te cagas donde poder ver el cine y las series que el tiempo me permitiera. Aburrido ya de los métodos más convencionales y de dudosa legalidad como popcorn-time.se, series.ly (un minuto de silencque les jodan), Plex, rojadirecta, [__ Escribe aquí tu método de pirateo favorito __] decidí dar el paso y elegir un proveedor legal, de pago y de calidad para hacer frente a mi creciente demanda de cultura cinematográfica:

  • ¿Movistar series? Nah: poco catálogo, obligación de Movistar TV y, sobre todo, por incluir la palabra MOVISTAR como epítome de la mediocridad y del nefasto trato al cliente.

Sigamos.

  • ¿YOMVI Play o WuakiTV? Nah: catálogo desfasado tanto de series como de películas y la obligación de visionado por internet no me convencía lo más mínimo. Aquí otorgo un minipunto para WuakiTV por su compatibilidad con ChromeCast.
  • ¿Filmin? Nah: demasiado enfocada al cine independiente. También necesito ver basura comercial para saciar mi ansiedad de vivir. En dosis moderadas, el Granhermano con patatas deluxe y CocaCola de las producciones de cine ayuda al simple entretenimiento. No me jodáis.
  • Del resto (Nubeox, Vimeo On Demand o Filmotech) no tengo datos suficientes como para valorarlos, pero a priori no prometen ser mejores que los anteriormente citados.

¿Conclusión? En mi modesta opinión, el mejor catálogo —tanto de series como de cine— es el ofrecido por Canal+. Y con diferencia. También, con diferencia, es el servicio más caro:

  1. ¡Por sólo 10€ + IVA hasta junio! -> Primera ‘mentira’. Hay un pago inicial en concepto de inscripción (así lo llaman ellos) de 16,92€ que deberás realizar con tu tarjeta bancaria. La primera en la frente.
  2. En mi caso nos decidimos por el pack más básico con instalación de antena y acceso a YOMVI Plus (no confundir con YOMVI Play). Cuando llegó el técnico y nos trajo un decodificador analógico me eché a reír. Que en 2015 Canal+ siga ofreciendo calidad DVD (480p) es, por no hacer sangre, lamentable. Triste. Patético. La segunda, en el entrecejo.
  3. Ya funciona Canal+, pero ¿por qué se ve tan mal? Sí, es por culpa de la puta mierda de decodificador. Para lo que lo entendáis gráficamente, es como si visualizarais vuestro televisor con un protector ocular de los que se ponían en los monitores CRT. Como si tu televisión llevara un filtro de Instagram que le resta nitidez y brillo. Esta, amigos, es la televisión por satélite que Canal+ ofrece por defecto a sus clientes. La tercera, en toda la boca.
  4. iPlus. iPlus es la única forma de disfrutar de tu nueva, flamante y-con-permanencia-de-18-meses suscripción a Canal+ en formato FullHD. Aparte de una serie de funciones muy interesantes como grabación programada y acceso a YOMVI desde el decodificador, con iPlus podrás ver en FullHD los canales que así emitan: di adiós a la pátina de tristeza que tuviste que ver con el decodificador antiguo y saluda a la televisión en alta definición. Pero, espera, ¿qué pone ahí y por qué motivo ya hay grabaciones hechas en el disco duro del aparato? Exacto: no borran los datos del usuario anterior. Y sí, tu nuevo iPlus ni es nuevo ni es tuyo y por no ser, ni siquiera es —en mi caso— el último modelo.
    1. No es tuyo porque lo tienes en alquiler. Un alquiler de 5,60€/mes IVA incl. en promoción durante 1 año si lo contratas junto a los paquetes desde Familiar+ en adelante y de 12,10€/mes IVA incl. + 30€ por la instalación en período fuera de promoción.
    2. No es nuevo porque suelen reutilizar los de los clientes que se han dado de baja.
    3. No es el último modelo porque, a día de hoy, el último modelo de iPlus es el C20 (Cisco) y el que tengo en mi poder es el T20 (Thomson).
  5. Voy a llamar al servicio de atención al cliente para explicárselo a la operadHOSTIA, ES UN 902. ¡Me rindo!

Con esta panorama, Canal+ te tumba en el suelo a base de penas el primer día de instalación. Afortunadamente, no todo es malo: tienes disponible un apetitoso surtido de series y películas (en VO e incluso en VOS), acceso a YOMVI desde prácticamente cualquier dispositivo y la tranquilidad de saber que, al menos yo, voy a disfrutarlo, a aprovecharlo al máximo, a empaparme de buen cine y buenas series, de eventos como los Globos de Oro o los Oscars y de los partidazos del domingo.

Llevo queriendo tener Canal+ desde que aprendí a masturbarme y, ahora que por fin lo he conseguido, han quitado la puta porno del plus.

Ya tienes los datos: decide tú.