intro-bg

Mars One es el nombre de una misión espacial de carácter privado. Y su objetivo es muy ambicioso: ubicar una colonia de terrícolas en la superficie de nuestro planeta vecino, Marte; pero no de forma temporal, no, sino para que 24 individuos se queden a vivir allí. Sería una colonización de Marte en toda regla. Algo que muchos consideran posible y que a mí simplemente me parece acongojante.

Se piensa en enviar una misión tripulada a lo largo del año 2018 y la siguiente, tripulada, en el año 2025. Lo malo, que esta misión y todo lo que la rodea huele bastante a proyecto mal planificado, ya no entro a distinguir si con buena o mala fe por parte de su promotor, el holandés Bas Lansdorp, que parece que no pasa por sus mejores momentos desde hace un tiempo, tal y como se puede deducir de esta fantástica, nunca mejor dicho, entrevista de Gizmodo.

El caso es que el promotor no quiere aportar ningún tipo de cifra sobre el presupuesto necesario para la misión, sobre las provisiones que dispone y sobre todo, lo que más escama es que no quiere/puede aportar ningún detalle técnico sobre ninguna de las fases de la misión. Todo lo deja en aire, se escuda en que todavía queda mucho tiempo para tomar decisiones y se ampara en el apoyo de algunas personas que incluso no han manifestado su apoyo al proyecto.

Desde luego que uno de los deseos de muchos fanáticos del espacio es poder imaginar un futuro en el que se pueda vivir en Marte de forma natural, como una extensión del planeta Tierra, una filial en la que tendríamos los parientes más lejanos. Creo que Lansdorp tiene una gran fantasía, se le ha debido de mezclar en un mal trago con su carácter emprendedor y ha salido como resultado el dibujo del proyecto de Mars One. Una gran fantasía que dudo que se pueda llegar a cumplir.

Por ahora, este proyecto no dispone de las bendiciones de ningún gobierno, de ninguna asociación espacial y por supuesto de ningún habitante de Marte, que algo tendrán que decir también. Si os gusta el espacio y lo relacionado con las misiones espaciales os animo a que visitéis el sitio de Mars One y echéis un vistazo. Seguro que enseguida obtendréis alguna conclusión. Ya tengo las mías.