OG-AE969_MiniSu_GR_20150629192517

Las suscripciones mensuales y en general todos los gastos que hacemos en ocio, en apps, en productos o en servicios que conseguimos a través de Internet suman siempre más de lo que pensamos.

Seguro que en algún momento te has hecho “premium” de alguno de los servicios que hay accesibles. Por ejemplo Spotify, el servicio de música en streaming al que te puedes suscribir por “solo” 10€ al mes es una buena opción; también te puedes haber planteado si ya que haces varias compras cada mes en Amazon no te compensará pagar la suscripción a Amazon premium, ya que así tienes ventajas en los gastos de envío y en las condiciones de venta de los productos, son otros 20€ al año.

También puedes suscribir a algún servicio de vídeo en streaming, como el de Yomvi Play o el de Wuaki.tv, con lo que estás añadiendo unos 7€ al mes al gasto. También te puedes haber suscrito a alguna aplicación para gestionar listas de tareas, como Remember The Milk, que supone otros 25€ al año y así podríamos seguir sumando con los servicios de almacenamiento en la nube de iCloud, Google Drive, Microsoft, Dropbox…

Lo que es seguro es que la suma del recibo será mucho más de lo que te imaginas; es un buen ejercicio hacer una recopilación de todos esos recibos que gotean en tu cuenta, sumar el total y decidir si estás de acuerdo con lo que pagas, si puedes prescindir de alguno o incluso si existe ya otro servicio que haya mejorado las capacidades y quién sabe si el precio. Hay que pensarlo.

Visto en BGR