Una vez estaba en un barco militar estadounidense, tomando el desayuno en el salón de oficiales, cuando el Oficial de Operaciones (OPS) se acerca. Este tipo era la definición de una persona que odia las mañanas; todavía estaba medio dormido, ojos legañosos … básicamente un zombie con un panecillo en su mano. Se sienta frente a mí a comer su bagel y casi ni es apenas consciente de mi presencia.

Yo estaba de espaldas, hacia la parte exterior del buque, y el sol de la mañana entraba quemando a través de uno de los ojos de buey, colocando un gran círculo brillante de luz justo en su cara, que apenas mostraba que estaba despierto. Él entrecerraba los ojos y solo masticaba, básicamente intentando saber cómo sobrevivir un día más. Había que verlo.

Pero entonces el OPS dejó de masticar, lentamente tomó el teléfono y marcó al puente de mando. En su conocida voz de estoy-todavía-totalmente-dormido, dice: “heeeey. Soy el OPS. ¿Podría usted cambiar nuestro rumbo? sí, uno seis cinco. Gracias.” Y cuelga el teléfono. Luego sólo se sentó de nuevo. Entrecerrando los ojos. Esperando.

Y luego, muy lentamente, me doy cuenta de que la gran mancha ardiente de sol comenzó a deslizarse por la cara del OPS hacia la pared que estaba detrás de él. Después, se aclaró su rostro y parpadeó lentamente unas cuantas veces. Ahí fue cuando la brillante belleza de lo que acababa de presenciar comenzó a abrumarme.

Al ordenar al puente la maniobra de  la nave cambiando el rumbo unos 15 grados, había cambiado nuestro curso lo suficiente como para ubicar la posición del sol lejos de su cara. Literalmente había redirigido miles de toneladas de acero y cientos de personas para quitar el sol de sus ojos, mientras él simplemente comía su bagel. Yo estaba acojonado.

Poco a poco tomó su bagel y por un momento me aterroriza la idea de que su propio genio se le puede escapar, que nunca puede apreciar la brillantez épica de su pereza (ya que él no se va a despertar hasta dentro de una hora). Pero entre bocado y bocado se detiene, me mira, y me lanza una mínima sonrisa socarrona, antes de regresar a comer lentamente su panecillo para zombies.

Visto en Reddit