Estamos en época prenavideña y nuestras hormonas del amor y del buenrollismo se emocionan con casi cualquier cosa. IKEA ha aprovechado el tirón y, a sabiendas de que tenemos la guardia baja, ha publicado un anuncio de esos que llegan a lo más profundo.