Espectacular charla, quizá la que más me gusta de las de TED.

Es un poco difícil de entender sin los subtítulos porque este Ken Robinson habla rapidísimo y casi sin vocalizar, pero los mensajes que se transmiten en estos minutos son espectaculares. Recomendable para los que a veces queremos parar y pensar.