Me ha encantado y por eso comparto con vosotros el artículo de Naukas que detalla dónde se pararán las agujas de un reloj cuyas pilas se vayan agotando. 

No es necesario tener muchos conocimientos de física o matemáticas para ver lo que una sencilla posición de unas agujas de reloj son capaces de transmitir a un observador cauto y paciente. Lo suficientemente paciente como para desmenuzar cada unos de los movimientos y las posibilidades de parada de cada aguja.

Una pequeña delicia de la ciencia que da mucho que pensar.