holden_6692_635x

Yo también me enamoré de una chica de Los Planetas.

A medida que buceas en las páginas del libro, la historia se hace cada vez más tuya. Incluso hay momentos durante la lectura donde no puedes creerte cómo de parecidas son las historias de amor. Quizá Holden piense que su historia es única, pero lo cierto es que, salvando las distancias, el amor se parece mucho entre sí.

‘La chica de Los Planetas’ nace de una historia de amor real, la vivida por <pseudónimo>Holden Centeno (@holdencenteno)</pseudónimo> y su, hasta ahora anónima, chica de Los Planetas.

Todo surgió de aquí, un blog personal desde el que Holden desgranaba su (des)amor en pequeñas píldoras, párrafos cargados de moraleja, de casualidad, de emoción y de una meta: recuperar, algún día, el amor de la chica de Los Planetas.

Su libro, como recopilación de textos, resulta a veces algo confuso. La línea temporal se desdibuja y cuesta situarte en la historia tal y como sucedió. Pero de lo que no queda duda alguna es de la intensidad de las palabras que describen cada uno de sus encuentros y el amor que se profesan trasciende las páginas del libro y se pasea por delante de tus ojos como una historia perfecta con un final inapropiado.

Paralelamente, la música actúa de hilo conductor, de pegamento, de unión celestial y de caja de recuerdos. Todas las melodías que una vez sonaron mientras estaban juntos compondrán la banda sonora original de la relación. De la suya y de la nuestra. De todas y cada una de las personas que tuvieron canciones como testigos de su amor.

Yo también me enamoré de una chica de Los Planetas, y ojalá hubiera tenido las agallas y el talento de convertir nuestra historia en inmortal.

«Somos un par de planetas con órbitas distintas que sólo en ciertos momentos logran alinearse, convirtiéndonos en auténtica leyenda.»

Si de algo te servirá leer este libro es para darte cuenta de que, si no has sentido nada igual en tu vida, estás perdiendo el puto tiempo.