ikea-carga-inalambrica
VARV, RIGGAD, NORDLI y SELJE. Me gustan estos nombres, pero claro, también me gustaba en su momento TOUCHSTONE.

Todas estas palabras son preciosas, de hecho todas las palabras y las letras que las componen son bonitas. Y todas ellas juntas quieren decir una cosa: carga inalámbrica. Otra de esas promesas que algunos nos creímos hace unos años y que todavía no está ni mucho menos estandarizada.
Los primeros son los nombres que Ikea ha elegido para los muebles, lámparas y mesitas auxiliares, que incorporarán la capacidad de carga inalámbrica para tusi dispositivos móviles y que estarán a la venta en todas sus tiendas físicas y online a partir del próximo mes de abril de 2015.

cargadores-ikea

TouchStone es el nombre que la extinta Palm decidió para un dispositivo de carga inalámbrica diseñado con esmero para los modelos que incorporaban el delicioso sistema operativo Web OS, ahora en manos de HP. Yo tuve el mío allá por el año 2009 y desde entonces, mintiendo piadosamente a mi santa esposa, dejé totalmente pegado a la mesita de noche que cualquier día me lanzará a la cabeza. Desde luego que no lo utilizo como le prometí, que no tengo ningún dispositivo de Palm desde 2011 y que no creo que ninguno de los dispositivos futuros que tenga lo vayan a poder aprovechar. Uno de esos fails que me caracterizan en tecnología. Hay que reconocerlos y aprender de los batacazos. Algunos como este, épicos.

Cuando circulemos por el principio del segundo trimestre de 2015 Ikea pondrá en nuestras casas la posibilidad de recurrir de nuevo a la carga inalámbrica. Esta vez ya no tendrás que pegar nada contra un mueble. Ellos te venden el propio mueble. Me gusta más la idea. Puedes probar y si no te gusta, no es eficiente o no lo utilizas tanto como quisieras, lo llevas al desván o al trastero, allí siempre hay espacio para un nuevo cacharro.

Y complementan su oferta con cargadores que ya recuerdan más al TouchStone de Palm, pero que no recomiendo a nadie “anclar de por vida” a ningún sitio. Si aprecias tu relación de pareja, deja los cargadores inalámbricos libres, es un consejo de amigo geek. Los tienen individuales o para tres dispositivos y también van a tener a la venta un recogedor de cables, aquí te suelto el segundo consejo: si quieres realmente pasión en tu matrimonio, compra un recogecables, aviva cualquier fuego en tu relación, y lo sabes.

Este tipo de innovaciones me gustan, sin duda, pero llegan un poco tarde y por ahora sin demasiada información sobre cuáles serán los equipos compatibles, si habrá que calzarles una carcasa como interfaz, los tiempos de carga, y muchas otras cuestiones. Hay que felicitar a Ikea por intentarlo y pensar que ya hay muchos fabricantes dispuestos a luchar por el estándar de carga inalámbrica Qi (se pronuncia Chi) del Wireless Power Consortium que ya ofrece un buen número de productos que prometen un futuro divertido para la carga de dispositivos.