Hola de nuevo a tod@s.

Tenía la intención de escribir sobre las bondades de Android; de hecho, tenía una entrada a medio escribir, pero las cosas han ido de mal en peor. Me explico.
Al mes y poco el LG 90, se estropea. Llamo a mi compañía -la operadora gallega R- y me dicen que me acerque a una tienda de R. Allí me dicen que lo arreglan sin problemas pero que tardarán 15 días en devolvérmelo y que no me preocupe ya que me dejan uno “de cortesía”. Todo va estupendamente… Hasta que veo el movil de cortesía.
No se cuánto mal he hecho en otra vida, pero ha debido de ser mucho para que el Karma me lo esté haciendo pagar de esta manera: Un SAMSUNG GALAXY GT-s55701 MINI.
Matadme. Luego me resucitáis y me volvéis a matar.

SamsungGalaxyMini3

Llevo una semana con él y ya no es cuestión de que tenga o deje de tener Android, es que:

Le he instalado el Whatsapp y el Telegram. No da para más (me lo han dado sin tarjeta SD) pero no soy capaz a pesar de mis dedos finos y pequeños, de teclear con soltura y me provoca frustración enviar cualquier mensaje; Ya ni digo nada de contestar un mail…
No puedo usar Instagram, porque además de no tener sitio para instalarlo, el teléfono no me deja hacer fotos (me pide la SD para poder hacerlas) y aunque pudiera creo que lloraría;
No puedo salir a correr con música porque no tengo Spotify ni espacio para música, además no tengo el Runkeeper y no puedo controlar mis carreras. Estoy saliendo con el iPod shuffle para la música y con la intuición controlo los kilómetros… Todo estupendo.
Si abro el navegador para ver Twitter o cualquier cosa, se eterniza hasta el punto de cerrarlo antes de ver nada. Como en los viejos tiempos.

De repente, recuerdo que por casa tenía un iPhone 3G y me digo bueno, PEOR que el Galaxy mini, ya no puede ser…

Sé que el problema básico es SO y le pregunto a tito Google si se puede instalar Whatssapp en un 3G. Me quedo con un artículo de TARINGA, donde habla de Whited00r; como explican en su web es -y cito- “una versión modificada de iOS para iPhone EDGE, iPhone 3G y iPod touch 1G y 2G, que consiste en iOS 6 recortado para ser funcional en estos dispositivos, pero iOS 6 al fin y al cabo, por lo que se asegura una compatibilidad plena.”

Me emociono y además echo de menos cacharrear a al antigua usanza, cuando los iPhone acababan de salir, sólo venían de USA y había que desbloquearlos haciéndoles cirugía cardiovascular de alto riesgo… Que era lo divertido. Los métodos de ahora me resultan aburridos.
Al principio era más arriesgado y cuando estabas en el proceso te temblaba el pulso, el corazón te iba a mil por hora y el miedo te susurraba “te vas a quedar con un ladrillo…” Y te sentías superman cuando lo conseguías.

Instalo todo con las instrucciones de la web de Whited00r. Descargo y abro; Esa piña me suena!!… Ponerlo en modo DFU, cargar desde el iTunes el IPSW… Todo listo.
Peeeero… No es oro todo lo que reluce. El whatsapp ha dejado de tener soporte para esta versión y no rula. No hay Telegram y aunque hay otras opciones y más apps que se pueden instalar, a mi ya no me vale. Habrá a quienes les podría valer y recuperar un teléfono que en general va bien, aunque evidentemente da fallos. Lástima.

Sigo esperando que me devuelvan mi smartphone y mientras evito usar el teléfono porque me enveneno cada vez que lo cojo. Esto me ha dado tiempo para pensar y llegar a las siguientes -y dispares- conclusiones:

  • Las notificaciones nos molestan pero no podemos vivir sin ellas. Queremos tener el poder de activarlas o desactivarlas y si no las tenemos, las echamos de menos.
  • Lo que menos hacemos con un smartphone es hablar por teléfono. Usamos mucho más -creo- skype, FaceTime, Hangouts, etc.
  • Una cámara de una calidad decente ya no es cualquier cámara. Nos hemos vuelto exigentes con los pixeles.
  • Tampoco soportamos el Whatsapp/Telegram (grupos q no queremos, las notificaciones que no paran…) pero sin ellos te sientes como desconectado del mundo; es más, me atrevería a decir que somos legión los que ya no podemos vivir sin estas cosas más allá de un par de días.
  • Bajar de calidad al cambiar de móvil es una agonía. Sea de la marca que sea.

Y la más importante a mi juicio: Al final NO ES LA MARCA lo que importa. Lo que realmente importa hoy en día es tener unos mínimos de calidad en el dispositivo que uses: una buena cámara, una pantalla donde poder teclear “cómodamente” y donde verlo todo con calidad -incluso a al luz del sol- y un mínimo de capacidad de almacenamiento. Ya sea iOs, Android, Windows Phone o Rita la Cantaora al final, eso es lo de menos. Y os lo dice una fangirl

A veces es bueno que te den una buena dosis de humildad tecnológica para ver lo que realmente importa en un cacharro.

NOTA: Lo mejor del pequeño Galaxy, es una alarma con sonido de gallo que es capaz de despertar a cualquiera en 3 kms a la redonda.