Esto que voy a contar hoy no lo he contado nunca. Alguna que otra vez lo he dejado caer, pero nunca quise darle bombo por lo que pudiera pasar, que hoy en día uno se puede buscar un problema así de la forma más tonta. No voy a dar nombres y que cada uno saque sus conclusiones.

El tema viene a colación de lo que le esta pasando a nuestro amigo @arrozconnori con nuestra querida y amada Movistar.

Me remonto al verano de 2008 o 2009, no lo recuerdo del todo bien. Mi mujer y yo estábamos a punto de recibir las llaves de nuestra nueva y flamante casa de VPO, la cual le había tocado a ella en sorteo unos 2 o 3 años atrás. Tiesos como la mojama, por el calor del verano y por todo el dinero que durante esos años habíamos ido soltando con cuentagotas.

Dos semanas antes de firmar las escrituras, recibo una llamada en el móvil de nuestro gestor de CajaMadrid con quien “por cojones” teníamos que hacer la hipoteca. Resulta que me dice que finalmente no nos van a poder conceder la hipoteca si no solucionamos una deuda que tenemos pendiente “con una teleco”, pues estamos dentro de un fichero de morosos.

  • ¿Deuda? ¿qué deuda? ¿de cuánto? ¿qué teleco?
  • Una deuda. No lo sé. No lo sé. No lo sé.

Llamo a mi mujer y le cuento la historia. Nervios, más nervios… gritos, más gritos.

Resulta que, después de haber soltado miles de euros y a dos semanas del plazo, no te dan la hipoteca debido a que alguien te ha metido en un fichero de morosos. Primera noticia para alguien que siempre paga TODO. Y nadie te dice quién es. Imagino que aquí todos sabemos lo que supone pelearse con los teléfonos de los SAC de las compañías españolas. Llamadas interminables a 902 de pago, contando la misma historia. Teléfonos que se cuelgan cuando parece que te van a pasar con quien puede ayudarte. La indefensión que siente uno es total.

Por fin, después de MUCHO (en mayúsculas pues el esfuerzo fue mayúsculo) intentarlo, alguien en el SAC de CajaMadrid te dice que es una deuda de unos 500 € y que la teleco es XXXXXXXX. Vale, ya al menos tengo a quien ir a preguntar. Por aquel entonces yo no era cliente de esa compañía pero es cierto que hacía unos años lo había sido.

Si el SAC de un banco es desastroso, el de una teleco no es lo es menos. Llamadas. Más llamadas. Horas colgado al teléfono contando una historia sin que nadie te sepa decir nada, pues ya no eres cliente. Por fin, se enciende una luz y alguien me pasa con otro que me dice que hace cosa de 3 años me habían metido en un registro de morosos por no haber pagado 500 €. A mí nunca jamás nadie me indicó que aquello fuese a pasar. Después de mucho insistir pido las facturas y acceden a mandármelas por correo en un plazo de 2 meses. ¿Dos meses? HIJOS DE PUTA.

Así que a dos semanas de tener mi flamante casa no me queda otra que pagar la deuda “y ya si eso ya iremos viendo”. Nadie se puede imaginar el nerviosismo de esos días. Nadie. Sin un Euro ya en la cuenta del banco tuvimos que sacar 500 € haciendo un esfuerzo abismal. Y jode. Jode porque es algo que tú no tendrías que estar haciendo en ese momento.

Pasado 1 mes (y no 2) recibo la famosa carta con las facturas. Son de dos números de teléfono que yo jamás he tenido. Lo mejor de todo: incluyen llamadas a Venezuela. Llamo a la teleco y pido que me pasen con el fulanito que ya conocía mi caso: “ya no trabaja para la compañía”. Vuelta a contar la misma historia. Vuelta a repetirlo a muchos agentes. Vuelta a llamadas que se cortan.

¿Sabéis que pasó? Unos años antes yo había canjeado un teléfono por puntos en una tienda de la teleco. La amable señorita que trabajaba allí se quedó con mi DNI… y se hizo dos números de teléfono a mi nombre para llamar a su país. La cuenta bancaria que figuraba era de otra persona, la cual imagino que fue rechazando los cargos, hasta que pasados unos meses la teleco canceló las líneas.

La compañía después de mucho tiempo y llamadas mías reconoció lo que había sido un error por partida doble: permitir el fraude y meterme en una lista de morosos sin avisarme. Sé que si hubiese querido les podría haber metido un buen puro y haberme sacado un pellizco de dinero extra, pero yo ya tenía mi casa. No quería nada más. Me devolvieron mis 500 € y me ofrecieron una portabilidad pasándome a cliente oro-platino-premium-suputamadre.

Adivinad qué dedo de mi mano izquierda levanté.