Pi-unrolled-720

 

Hoy es el día en el que habrás oído algo sobre el número pi (π) con casi total seguridad. Y si no ha sido así, ya lo estás haciendo. Es 15 de marzo de 2015, algo que facilita las bromas, los tuits, las noticias en los informativos y entradas en los blogs. Entre otros, algunos titulares te informaban como este:

Hoy 3/14/15 a las 9:26:53 te encontrarás en el día π más aproximado a ese número que podrás vivir.

Y todo esto está muy bien, pero me apetece recordar lo que significa el número Pi realmente a nivel matemático, por aquello de pensar sobre las cosas que pasan por delante de ti.

Euclides fue el primero en demostrar que la relación entre una circunferencia y su diámetro es una cantidad constante. No obstante, existen diversas definiciones del número π , pero las más común es: π es la razón entre la longitud de cualquier circunferencia y la de su diámetro.

Si realmente quisieras saber las primeras cifras decimales del número pi, te recomendaría que echases un ojo a este enlace, aunque la mayor parte de nosotros llegamos hasta el 3,141592 y poco más.

En muchos libros y películas se ha tratado el número Pi como mágico, utilizado en los pasajes bíblicos y también por los antiguos para sus construcciones.

Uno de los mejores artículos, por clarificado sobre este asunto es el que escribió Arturo Quitantes para Naukas. En este artículo se menciona la referencia de Wikipedia donde se informa que la Gran Pirámide de Keops (o Guiza) tiene una base con 230,347 metros de largo y una altura original de 146,61 metros. Y resulta sorprendente para muchos que si se divide la base por la mitad de la altura se obtiene el número 3,142309, que coincide con el número pi con un error de solamente el 0,02%.

Desde luego esta “coincidencia” hace pensar a muchos que en la construcción de esa pirámide algún ente superior debió de estar implicado, de lo contrario no cabe una explicación lógica para tal relación matemática. Los egipcios no podía manejar el número pi como para conseguir esta cuadratura del círculo.

Quirantes lo deja muy claro en la explicación, donde se supone que el arquitecto jefe tendría una unidad de medida inventada a la que llama “yarda egipcia”. El arquitecto escoge una altura para la pirámide igual a 100 yardas. A continuación, toma una rueda con un diámetro de una yarda y la hace rodar hasta que haya dado cincuenta vueltas; esa longitud será la de la base.

Con esta operación la base tiene una longitud de 50pi yardas (todos recordamos que la longitud de una circunferencia es 2πr o Dπ)  y una altura de 100 yardas. La relación entre ambas cantidades es 50pi/100, es decir, medio número pi. Todo sin necesitar saber qué es pi, cuánto vale o siquiera qué significa. Y de esta forma se vienen abajo todas las cábalas sobre la aparición extraterrestre, la intervención divina o la excesiva sapiencia de los faraones y sus asesores.

Hoy es el día π y tú ya sabes alguna cosas más sobre él.