mediamarkt-a-plazos

Un portátil, un ordenador de escritorio, una tableta o un smartphone, todos por unos precios muy bajos y sobre todo asequibles para muchas personas. Eso es lo que ofrece de un primer vistazo la última de las publicidades en formato papel de Mediamarkt y se replica por supuesto en su sitio web.

La venta a plazos de productos de tecnología no es algo nuevo. Hace años que las operadoras de telefonía han “enganchado” a sus clientes a través de la subvención de dispositivos móviles y unos cómodos plazos durante 12, 18 o 24 meses que garantizaban que el cliente estaba con ellos durante ese tiempo y además con la sensación de que les hacían un favor facilitando la compra del terminal deseado. Lo que es nuevo es que una gran cadena que siempre ha sido agresiva en sus precios ahora haya decidido dar un paso más y centrar su estrategia de marketing en la venta a plazos: “En 10 cómodas cuotas” y así hasta 30 cómodas cuotas mensuales. Resulta atractivo, sin duda.

Recuerdo que hace más de 30 años la venta a plazos de electrodomésticos era una opción de la que se rehuía en mi casa porque “si lo podemos comprar lo compramos y si no se puede no se puede”, pero a plazos no era la mejor opción. Así acceder a un nuevo televisor en color, una nueva lavadora o secadora o la renovación del frigorífico era toda una tarea que mis padres tenía que plantear como una decisión sobre la forma en la que se compraba.

Ahora, para los productos tecnológicos además de los electrodomésticos, también hay esta opción de seccionar el pago en cuotas mensuales. Y sin intereses de ningún tipo en el caso de Mediamarkt, lo que puede atraer a muchísimos clientes a los que se les nubla la vista ante la posibilidad de pagar “tan solo” 39€ al mes, durante 21 meses, por un brillante Samsung Galaxy S7 Edge que finalmente costará 819€. Es una forma digna de tenerlo, sin duda.

No es una buena opción para los que quieren cambiar con mucha frecuencia de dispositivo porque te encontrarías dentro de 9 o 12 meses con un equipo que quieres cambiar pero que tienes que acabar de pagar, no es un buen negocio. Y tampoco es una buena opción comprar tecnología en Mediamarkt, su servicio de atención al cliente es realmente deficiente, vivido en carnes propias y en las de compañeros cercanos.

Lo que hoy me planteo y me gustaría compartir con vosotros es si esta forma de pago a plazos se puede implantar de forma definitiva y no ser tan solo un ataque comercial por parte de los del logotipo rojo. ¿Os gusta esta forma de comprar?