“No puedes hacer lo que ahora es importante para ti, si tu mente no es capaz de aceptar lo que está sucediendo en el momento presente.” ~ John Kuypers

Quizá ya se ha hablado demasiado de este concepto en los ámbitos de divulgación sobre productividad. No me importa. Hoy me apetece sacarlo de nuevo a la palestra. Es algo que si entiendes y manejas adecuadamente puede marcar la diferencia. 

Estar presente es no revisar apps de tu móvil mientras hablas por el fijo; es prestar atención a las frases y a las palabras que conforman las frases del que te habla. Fijar el pensamiento y tu concentración en lo que está pasando ahora mismo. Si estás escribiendo un texto no estás atendiendo a la televisión.

Estar presente es hacer una cosa en cada momento dedicándole la mayor atención y concentración posible. Claro que no es sencillo. Es difícil. Pero de todo lo que tienes que trabajar personalmente para lograr estar presente lo más importante es que seas consciente de que en muchas ocasiones no estás presente.

Cuando acabas una conversación al teléfono y no tienes claro qué información es relevante, cuando no recuerdas un encargo que te han hecho, o cuando tienes que pedir que te repitan alguna información porque no estabas concentrado y atento, entonces, no estás presente. Si te ves en estas y en otras situaciones similares, entonces es que no estás presente. 

Inspirado por Facilethings