moto-g-2015

Motorola me gusta, pero…

Esta frase la he escuchado estos días mucho entre todos los que me han comentado sus conclusiones sobre los nuevos dispositivos que anunciaron hace un par de días. Ahora Motorola es una compañía china, tan china como lo es su dueña: Lenovo. Y aunque lo sea, no hace teléfonos chinos, hace teléfonos muy potentes, bonitos y que gustan, pero no se compran. O al menos no tanto como les gustaría.

El anterior modelo potente de Motorola, el Moto X de 2014 es uno de los teléfonos que más me ha gustado de todos los que he probado, pero claro, como le pasa a casi todos los smartphones, tenía unas debilidades muy importantes para mí: su cámara era pésima y su batería no era suficiente para acabar el día, por tanto, un teléfono inútil.

El otro modelo que he visto siempre como un fenomenal caballo de Troya de Motorola es el Moto G, que en su versión de 2014 era un muy buen terminal para recomendar con los ojos cerrados; quizá un poco ajustado de  memoria pero con un precio que equilibraba muy bien la recomendación. Varios colegas que preguntaron se lo llevaron puesto. En general están satisfechos.

moto-x-play

Ahora Motorola ha decidido actualizar su Moto G, una actualización potente, pero que ha traído a España una gran decepción porque su memoria RAM se ha quedado bloqueada en 1 GB de RAM que parecen poco, que es poco para el potente Android Lollipop. Además el precio que le han puesto en su salida, de 199 EUR, no es exactamente lo que se esperaba. Prometen que en menos de un par de meses tendremos una versión con 2 GB de RAM, pero…¿quién lo querrá entonces? Ese modelo de 2 GB de RAM se venderá por 229 EUR, ya no son los poco más de 150 EUR por los que hemos podido comprar el Moto G durante 2014. Es, simplemente, otra cosa.

Motorola en su anuncio de nuevos dispositivos ha apostado por algunas certificaciones IP que garantizan cierta resistencia ante mojaduras y suciedad; son un poco más ligeras en su alcance para los Moto X y más potentes para el Moto G. En todo caso no son teléfonos resistentes a todo, ni sumergibles, ni antigolpes, no es esa la intención, pero sí evitar que los derrames de líquidos no te preocupen o que si te cae el teléfono en una piscina puedas respirar tranquilo sabiendo que lo secas un poco y estará perfecto.

moto-x-style

Ahora ya se puede comprar el Moto G por 199 EUR, dentro de poco, en el mes de agosto tendremos el Moto X Play disponible y  a lo largo de septiembre aparecerá en el mercado norteamericano el Moto X Style (Pure Edition). Los precios no los he visto confirmados para España, pero seguro que nada que ver con los americanos, no os dejéis llevar por sus precios y mucho menos hagáis la paridad Dólar-Euro.

El modelo que me gusta y trataré de tener es el Moto X Style con la trasera de Bambú. Este dispositivo promete una cámara de las mejores del mercado y una batería que con sus 3.000 mAh parece que puede aguantar el día sin problemas. Además han hablado en su presentación del sistema de carga turbo, que garantiza una carga de más de 10 horas de duración en tan solo 15 minutos. Si esto es efectivo, algo habrá cambiado en el mundo de las baterías de los móviles a mucho mejor.

Lo que menos me gusta del Moto X Style es que la pantalla se va a las 5,7″ de diagonal, todo un exceso para lo que estoy acostumbrado y que ya me parecería suficiente con unas 5,5″ como presenta el Moto X Play; tampoco el peso es para tirar cohetes pues se aproxima a los 180 g. peligrosamente, frente a los 172 g. o los  184 g. que tienen el iPhone 6 Plus o el Nexus 6 respectivamente. Como siempre, lo mejor es verlo, tocarlo y…enamorarse, como me pasó con el Moto X, al que no le supe decir que no.

¿Qué os parece a vosotros la “nueva” Motorola y sus nuevos dispositivos?