1. El hueco del ascensor.
  2. Demasiados tabiques.
  3. La construcción es de muy buena calidad.
  4. Los espejos que hay “por ahí”.
  5. Los halógenos.
  6. Las bombillas de bajo consumo.
  7. Las bombillas de bajo consumo “si son de los chinos”.
  8. Los azulejos de los cuartos de baño.
  9. Los alicatados de los cuartos de baño.
  10. Algún microondas funcionando.
  11. La lavadora.
  12. Los electrodomésticos.
  13. Los canales de las redes de los vecinos.

Todas estas cosas me han dicho a lo largo de los últimos 12 años los diferentes técnicos de las operadoras de cable y de telefonía que han visitado mi humilde hogar. No he añadido ni una exageración ni me he inventado nada. Letra por letra que me han dicho que mi pobre cobertura en el extremo de la casa es por alguno de esos motivos, por una conjunción de varios de ellos o por todos en su unicidad.

He instalado un PLC (Power Line Communications – Comunicación a través de la línea eléctrica) y parece que la cosa ha mejorado por fin. Eso sí, ahora tengo 3 redes inalámbricas en casa y ya ni sé a cuál me tengo que conectar en cada momento. Cobertura, lo que se dice cobertura, la tengo.

¿Quién os chupa la red Wifi a vosotros?