Aquí os dejo la forma más visual que he encontrado sobre la capacidad disruptiva que ha tenido (¿está teniendo?) el iPhone en la sociedad que nos ha tocado vivir.

En la gráfica se puede comparara la evolución del número de cámaras digitales vendidas a lo largo de los últimos 15 años y sobre ella la línea de ventas del iPhone, que como sabéis apareció en 2007 y no ha dejado de crecer de forma lineal hasta los 193 millones de unidades vendidas en 2014.

Está claro que es llamativa la gráfica, pero hay un par de reflexiones, básicas no vayáis a pensar, que me gustaría dejar sobre la mesa para debate:

1.- Las cifras de cámaras digitales han seguido subiendo hasta 2010, año en el que Apple puso a la venta el iPhone 4, para mí el gran cambio en la forma de ver un iPhone además de ser el dispositivo más bonito que ha existido de toda la historia de los mismos. El iPhone 4 supuso una nueva forma de tomar fotografías. El iPhone 4 incorpora una cámara trasera de 5 megapíxeles con flash LED y grabación HD. No todos los iPhone nos han convencido para que dejemos de comprar cámaras.

2.- El iPhone ha supuesto que muchas personas llevemos una cámara decente en el bolsillo y la aprovechemos para tomar instatáneas a todas horas. El iPhone anima a sacar fotos porque tiene una cámara muy rápida en su ejecución y ofrece unos resultados muy dignos por muy malo que seas haciendo fotos. Sin embargo no hemos aprendido a sacar fotografías aunque sacamos muchas más, creo que tomamos muchas pero no tan buenas.

¿Qué pensáis de mis conclusiones? ¿Cuáles son las vuestras?