No me canso de mirar esta foto y de pensar que mi problema con identificar determinados colores no es tan solo algo particular. Todos tenemos problemas con los colores, ¡venga ya!

Los chicos más o menos divertidos de Photolari han publicado ayer esta foto con la cuestión obvia : ¿de qué color son esas fresas? Según indican si se analiza en detalle cada píxel de los que componen esta imagen digital, ninguno de ellos corresponde al color rojo sino que todos son grises neutros. Cuesta mucho creerlo, pero está comprobado: las fresas de la foto no son rojas.

Tiene su fundamento científico en cómo la percepción visual está afectada por las experiencias previas. Nuestros ojos están amaestrados como un león en el circo (antiguamente había leones en los circos) y el cerebro decide que si tiene forma de fresa es una fresa y por tanto su color tiene que ser rojo. Esta es la teoría más o menos convincente de la historia. Sin embargo, en el mismo artículo han puesto otras fotos entre las que se ha colado esta siguiente:

En esta imagen aparece un buzón que se supone es similar a los que Correos utiliza en España, si bien la forma no tiene nada que ver con los de aquí. Tampoco el color, porque los de aquí son muy amarillos, mientras que el de la imagen, de nuevo en tonos grises según cualquier programa de retoque fotográfico, parece de un color rojo puro. ¡Ah, sorpresa! Ahora la explicación de la experiencia previa del cerebro mentiroso resulta que no es tan buena explicación.

Quizá no tendríamos que darle tantas vueltas, pero estas cosas hacen que la vida sea un poco más interesante y divertida. ¿Cuántas veces habremos visto cosas, dado por hecho que son como nosotros las vemos y realmente estar cayendo en el más mísero de los errores? Da que pensar.

Fotos de Akiyoshi Kitaoka