Hace ya un tiempo que vendí mi iPhone 5S y, contra todo pronóstico, no compré el iPhone 6. Parecía una locura y poca gente pensaba que llegaría a estar tanto tiempo sin un iPhone pero… seamos honestos, por muy bien que tengan optimizado iOS mi iPhone 5S contaba también con 1GB de RAM y pocas veces estaba ocupado menos del 85%. No veía inteligente comprar un terminal con 1GB de RAM a día de hoy… y menos por 800€.

Gracias a la gente de Microsoft pude poner mis manos en un Lumia 830 durante casi un mes y voy a contar un poco mis sensaciones. No va a ser la típica review con fotos del terminal, fotos que hace, pesos medidas… van a ser las sensaciones de un usuario de iOS durante los últimos 5-6 años que ha pasado a un terminal con Windows Phone.

Configuración inicial

Esto debería ser pan comido. Sacar el terminal de la caja, introducir mi tarjeta SIM, conectar a la WiFi y conectar a mi cuenta de iClo… un momento… creo que no, no va a funcionar así. De hecho puedo aprovechar y ya que dejo de tener un iPhone puedo intentar dejar de depender de iCloud tanto! Ya que voy a necesitar una cuenta de Microsoft para acceder al Marketplace, vamos a meter ahí contactos y calendarios!

La cosa pintaba bastante sencilla. Seleccionar todos mis contactos de iCloud, exportar a CSV e importar a mi cuenta outlook.com. Pues bien, no conseguí hacerle funcionar. Sin embargo si importaba mis contactos de iCloud en una cuenta de Google y, desde aquí, los exportaba a CSV si que me los importaba la cuenta de outlook.com sin problema. Primera parte solucionada.

Ahora a por los calendarios. Esta parte si que ha funcionaado como debería funcionar. Exportar el calendario de iCloud, importar en la cuenta de outlook.com y esperar unos segundos a tenerlo disponible en mi dispositivo. Echando un ojo rápido creo que todo se ha importado como debería. Eventos en la hora correcta, títulos correctos, notas correctas… creo que no me falta nada.

Primeras impresiones

Como dije al inicio llevaba muchos años utilizando un iPhone como móvil personal así que tengo muy interiorizada la interfaz. Donde están colocadas las cosas, tamaño de los iconos, tamaño del teclado… te vas acostumbrando a ellos y cambiar de interfaz te resulta complicado al principio.

Punto muy positivo para el Lumia: puedes desinstalar aplicaciones por defecto. Nada más encender el terminal aparecían muchas aplicaciones que no tenía claro que fuese a usar pero, contrariamente al caso de iOS, puedes desinstalar las que no te gusten en lugar de limitarte a esconderlas en una carpeta perdida en una pantalla olvidada.

Lo que más me llamó la atención fue el teclado. Notaba las teclas demasiado altas, al menos en apariencia. De hecho llegaba a cabrearme un poco el espacio desperdiciado. Pasada una semana me di cuenta de que realmente no iba a ganar mucha información mostrada en el campo donde escribía y un teclado así de alto te permite una cierta holgura a la hora de teclear.

Una cosa que me gustó fue que el centro de notificaciones y el centro de control (si, jerga de iOS) estaban unidos en una misma pantalla. Más que nada porque del centro del control usaba poco más que el icono de modo avión y (des)activar WiFi. No me gustó, sin embargo, que al hacer click sobre el icono de la WiFi (por ejemplo) abre el menú de configuración, en lugar de un simple activar/desactivar.

Cámara

Una de las cosas a las que más partido le estaba sacando con la salida de iOS 8 era el control manual de la cámara. De hecho estaba empezando a conseguir fotos que me gustaban con mi 5S. De hecho tenía miedo acabar echando esto un poco de menos. ¿Queréis la verdad? AMO EL PLANETARIO!

Eso del planetario es el modo manual de la cámara que ha desarrollado Lumia para sus dispositivos. Seleccionas el parámetro a ajustar y vas deslizando el valor deseado sobre la órbita que aparece en pantalla. Mucho más completo que el control manual de la cámara por defecto de iOS (al venir por defecto en el 830 lo comparo con la cámara por defecto de iOS, creo que es lo justo).

Twitter

¿Por qué un apartado propio? Fácil, por tweetbot. He notado que apenas utilizo twitter en el iPad porque tweetbot no funcionaba como en el iPhone. En el portátil no tengo ningún cliente instalado. En el iMac tengo el oficial pero muchas veces ni lo abro. Es decir, en mi día a día solía utilizar twitter desde el iPhone. Si de repente dejaba de usar twitter era porque no encontraba nada que me hiciera sentir cómodo.

Las cosas como son. El cliente oficial no me hizo excesiva gracia. Tampoco lo hay que tomar como indicativo de nada, creo que el cliente oficial de twitter lo utilizo sólo cuando anuncian nuevas características y por curiosidad, siempre tiro por clientes de terceros.

Pues bien, en Windows Phone descubrí, gracias a @doalvares, una cosa llamada Aeries. Como bien dijo en su día es un gran rayo de esperanza y juraría no notar nada en falta en mi usno normal de twitter. Igual algunos detalles, pero no noté que dejase de utilizar dicho servicio por falta de comodidad.

Multimedia

A día de hoy sólo le pido 2 cosas a un terminal en el aspecto multimedia: música por bluetooth y soporte para chromecast mediante Plex.

Suelo meter toda la música de diario en el móvil y así no me importa si voy en el coche, por la calle o en casa. Si hay un cacharro con bluetooth (o conector jack 3.5mm) cerca tengo mi música. El Lumia 830 me ha cumplido sin problemas en este apartado. Le metes un mp3, abres la aplicación de música, pones el dedo encima de la canción y suena. No puedo pedir más, no? jeje.

Sin embargo en el otro apartado falla un poco. La aplicación oficial de Plex para Windows Phone todavía no soporta castear a un Chromecast. Sin embargo no tuve problemas a la hora de ver algún capítulo de alguna serie en el dispositivo.

Navegación

El barrio donde me crié tenía una peculiaridad: las calles principales y las calles que salían de estas compartían nombre. ¿A qué viene esto? Pues que nunca entendí muy bien este sistema y en lugar de conocer las calles por nombre las conocía como la calle que divide el parque, la calle del concesionario de X marca, la calle del metro…

Para mi tener un navegador GPS en el móvil es algo que me da la vida. Tanto en el coche como andando suelo usarlos bastante. Hace un tiempo solía utilizar Google Maps. Últimamente, en el iPhone, utilizaba Apple Maps. Pero en el Lumia 830 encontré algo llamado HERE Drive+ que me dejó enamorado!

201504_Lumia830_4

Como las aplicaciones que mencionaba antes funciona con una conexión 3G/4G sin ningún tipo de problema. Pero en este caso puedes descargar los mapas al dispositivo y así poder utilizarlo sin necesidad de conexión a internet.

Terminé muy encantado tanto con las rutas como con las indicaciones por voz. Tanto que a día de hoy se lo he recomendado a unas cuantas personas como navegador para el móvil, en especial al viajar a destinos donde utilizar la conexión de datos no sería recomendable.

Las conclusiones del día a día

Después de casi 1 mes utilizando el terminal… no ha sido tan grave como pensaba. Ojo! Esto es MUCHO si tenemos en cuenta lo primero que dije. He estado utilizando la misma plataforma durante 5-6 años, he cambiado a algo totalmente distinto y acabo diciendo que no ha sido grave. Me explico.

He podido gestionar mi correo sin ninguna complicación. No me he perdido ninguna reunión por no entender el calendario. He seguido utilizando twitter a mi ritmo habitual. He llevado mi música conmigo sin tener que estar pendiente de unidades USB u otros cacharros. He llegado a los sitios sin perderme…

Por supuesto que al principio había cosas que no entendía. Por supuesto que hay cosas que a día de hoy mejoraría. Pero también ha habido cosas que me han gustado más. Por supuesto que hay cosas que robaría de Windows Phone para otras plataformas.

A esto me refiero cuando digo que no ha sido un cambio grave y/o traumático. He sido capaz de continuar con mi vida sin un iPhone y, después de un par de semanas de adaptación, no lo he echado de menos más allá de algún momento puntual.

Algo importante para muchos: la batería. Me ha cumplido de sobra, de hecho diría que incluso algo mejor que el iPhone los días de más uso. Los días de reposo más o menos andaban a la par.

Y para terminar el eterno tema de discusión: las aplicaciones. Por supuesto que hay aplicaciones oficiales algo abandonadas como Instagram BETA, pero también existe 6tag.

Por supuesto que, en volumen, hay muchas menos que en iOS o Android. Pero, personalmente, no he dejado de hacer algo que hacía con el iPhone por falta de aplicaciones. A veces eran aplicaciones oficiales y a veces eran aplicaciones de terceros. Lógicamente hablo de mi caso personal, pero llevarlo a tu caso es tan sencillo como echar un ojo a la Tienda de aplicaciones y te quitas las dudas 🙂

Vuelvo a repetir, después de 1 mes utilizando el terminal el mejor resumen que puedo hacer es que no ha sido una experiencia traumática. De hecho me encantaría repetir otra vez… y decir esto después de utilizar el mismo sistema durante 6 años… es un punto bastante positivo (a mi modo de ver, claro).