Es como una Fitbit pero no la pones en tu muñeca. Y es un wearable pero no lo utilizas para hacer deporte. Simplemente lo ubicas en la base de tu pene y a darle caña. Al Lovely me refiero. Es capaz de medir todas tus constantes y movimientos durante la actividad sexual y hacer una análisis detallado en la app de tu smartphone.

Toda una novedad que quizá ayude a algunos a tener todo el control de sus relaciones, que a muchos les gustará saber incluso las calorías quemadas en cada embestida. Desde luego lo venden bien, como un “juguete sexual” más una app, que combinados te ofrecerán mucha información e incluso algunos consejos para mejorar tus relaciones. Y no hablemos de que comentan sus diseñadores que aumenta el tiempo de erección (todavía más) y estimula (todavía mejor) a la mujer. Vamos, que yo lo quiero YA.

Lovely es un producto que se ha lanzado a través de una campaña de financiación colaborativa a través de IndieGoGo y que es posible que en breve podamos ver en las manos, por decir algo, de algunos usuarios.