apple-watch-store

Nunca antes de acercarme a Apple había escuchado lo de la “experiencia de usuario”. Algo así como un conjunto de sensaciones que experimentas cuando utilizas algunos de sus productos, sean de hard o de software. Nosotros, todos, somos usuarios y ellos, los de Apple se desvelan para que tengamos unas experiencias extrasensoriales. Son expertos en generarl experiencias de usuario únicas. Más o menos estoy de acuerdo con todo esto que os estoy contando, aunque con los años también he aprendido a ser crítico con la compañía, con sus políticas de precios o con algunos de sus productos, que no han acabado de convencerme.

Ahora es el momento del Apple Watch. El momento de poner en la muñeca de los usuarios un producto que no había demandado de ninguna de las formas, pero que es necesario abordar para seguir estando en el mercado, marcando la diferencia y demostrando que saben reinventar conceptos mejor que nadie. Y no me han defraudado en absoluto con su puesta en escena. Estamos ante un producto que necesitaba mucho acompañamiento en forma de elementos no tangibles. Publicidad, misterio, creación de una atmósfera de lujo a su alrededor y por último el toque maestro: una venta diferente a todos los productos anteriores. Una venta privada, con cita previa para poder probarlo, con dificultad para hacer una reserva.

Apple quiere saber cuánto interés tienes y quién eres cuando vas a probar sus relojes. No es lo mismo que si vas a husmear alrededor de sus productos un día cualquiera, tocas, pruebas, analizas, y te vas. Cuando salgas por la puerta, un registro quedará marcado en sus contadores, Tim Cook dirá que has visitado una de sus tiendas en su próxima presentación, junto con otros cientos de millones de personas anónimas, pero no sabrá quién eres. Cuanto demuestres interés en el Apple Watch vas a dejar tu identidad asociada a tu visita. Sabrán quién eres, cuál has probado y si lo has comprado o  no lo has hecho. Sabrá mucho de ti, como persona individual, con nombres y apellidos. Y quizá puedan y quieran utilizar esa información, porque es su información y porque habrás marcado un check en el que habrás confirmado que pueden utilizarla con determinados fines. Serás una estadística no anónima. Lo serás.

Apple no había otorgado tan nivel de distinción a ningún otro producto. Comprar será toda una experiencia en este caso, una experiencia personalizada que llega a límites reverenciales en caso de que quieras probar un reloj de oro, el Apple Watch Edition; algo que solo disfrutarán unos pocos como posesión, pero que por ahora casi todos los que puedan acceder a una de las tiendas en las que se muestra pueden al menos poner en su muñeca. Puede que me haya entrado cierta paranoia tecnológica con el tema de que las muestras de los relojes sean tan personalizadas, pero desde luego da bastante que pensar la forma en la que te harán pasar por su filtro de datos.

Foto | Infinite loop | Probar un Apple Watch en la tienda