Cm,n. (n≤m).

Combinaciones sin repetición de m elementos tomados de n en n (de orden n).

Seguro que os suena esta pequeña definición que nunca pensasteis en volver a utilizar.

Las combinaciones se refieren a los distintos grupos de n elementos distintos que se pueden hacer con los m elementos que tenemos en un grupo de objetos. Y las hacemos cada día, por lo menos tú que lo estás leyendo. (¿Seguimos?)

Todos, con nuestros dispositivos móviles hacemos combinaciones cada día, en cada momento. Tienes que decidir de todo el conjunto de elementos que dispones, cuáles utilizas en cada momento. Son un conjunto. También sus cargadores son un grupo diferente de elementos, con la fortuna si cabe de que alguno puede ser utilizado con varios dispositivos y entonces la combinación ya incluyen repetición de elementos, pero eso es otra historia. Y si queremos un tercer conjunto, podemos introducir un alto nivel de sistemas operativos o un nivel de detalle con las apps. Ay, las apps. Podríamos continuar.

No es fácil la elección cuando tienes que estar en movilidad. Tienes que decidir si llevas el smartphone y la tableta, un ordenador portátil y la tableta, los tres elementos…pero, claro, ¿tendrás batería suficiente en cada uno de ellos? Y si añades al conjunto alguna batería externa, eso es una solución y “tan solo” añades un elemento más y su cargador correspondiente por si suena la flauta por casualidad y hay un enchufe cercano (venga, que si hay suerte es el mismo que el de la tableta o el smartphone). No lo pensamos casi nunca, lo hacemos de forma sistemática. Elegimos en función de lo que pensamos que necesitaremos a lo largo del día y en ocasiones acertamos, en otras fallamos.

La elección de los elementos que integrarán el grupo, la compra, es uno de los capítulos que más nos atrae; no siempre elegimos de forma racional, hay mucho de corazón, de estética, de tendencia, de moda, de estatus, que juega en contra de nuestra coherencia. Sin embargo, siempre estamos contentos con la elección, al menos por unos meses, o algunos, los más voraces, por unos días.

Es nuestra elección. Y marcará las “combinaciones sin repetición” que cada día tenemos que realizar. Ahora solo para a pensar un par de minutos en todos los dispositivos que llevas contigo, los que tienes encima de la mesa de tu oficina o de tu casa. Añade a la lista sus accesorios de carga, de protección, los relojes y las pulseras de monitorización también. ¿Tienes ya tu lista de combinables?. Quizá es más larga de lo que habías pensado. Ahora, haz combinaciones, pero trata de hacerlas de forma analítica. ¿Te atreves a eliminar algo de la lista? Eso sería ganar. Piénsalo.