Beta Privada

Categoría: productividad (página 1 de 2)

El poder del último minuto

last-minute

“Nada hace más productiva a una persona que el último minuto.”

Esta es una de esas frases que no te la crees hasta que te ves metido en ella. Cuando se agota el tiempo, cuando ya no queda más tiempo, entonces aparece algo que hace que trabajes más, mejor, con mayor creatividad y que por tanto seas más productivo. El poder del último minuto es muy potente y quizá por eso también arriesgado.

Es importante saber que esta capacidad extra aparece en la mayor parte de las ocasiones, sin embargo no conviene abusar de esta cualidad. Si por lo que sea falla tu súper poder lo puedes pasar muy mal. El último minuto es tan sabroso como peligroso. No juegues a esperar al último minuto.

Mapas contextuales de @Tony_Buzan frente a los lineales. No hay color

contextual-vs-sterile-true-organic-vs-outline-buzan-vs-pretty-formatting-mind-maps4

Los que conocéis mi afición por los mapas mentales sabéis ya desde hace años que profeso cierta admiración por su creador original tal y como los conocemos hoy: Tony Buzan. He leído todos sus libros, he practicado sus propuestas metodológicas y he aprendido con los años a tomar notas en forma de mapas, a organizar presentaciones en forma de mapas o a trazar las líneas iniciales de proyectos en forma de mapas.

Cuando los hago en papel tiendo más a la utilización de colores, dibujos, formas, pero sin embargo cuando los hago directamente sobre alguna de las apps de mapas mentales como Mindnode, me olvido de las formas y los dibujos, sigo utilizando los colores para las ramas del mapa y quizá me esté perdiendo muchas de las ventajas de los mapas.

En el blog de George Huba nos dejan este mapa que podéis ver más arriba y ampliarlo haciendo click sobre él para ver las diferencias entre los mapas mentales más “secos” y lineales y los mapas ilustrados y contextuales que propone Tony Buzan. Es muy fácil sacar conclusiones, que llevan por supuesto a adoptar las características de los visuales y contextuales; pero no siempre es posible, al menos en mi caso.

Estar presente 

  

“No puedes hacer lo que ahora es importante para ti, si tu mente no es capaz de aceptar lo que está sucediendo en el momento presente.” ~ John Kuypers

Quizá ya se ha hablado demasiado de este concepto en los ámbitos de divulgación sobre productividad. No me importa. Hoy me apetece sacarlo de nuevo a la palestra. Es algo que si entiendes y manejas adecuadamente puede marcar la diferencia. 

Estar presente es no revisar apps de tu móvil mientras hablas por el fijo; es prestar atención a las frases y a las palabras que conforman las frases del que te habla. Fijar el pensamiento y tu concentración en lo que está pasando ahora mismo. Si estás escribiendo un texto no estás atendiendo a la televisión.

Estar presente es hacer una cosa en cada momento dedicándole la mayor atención y concentración posible. Claro que no es sencillo. Es difícil. Pero de todo lo que tienes que trabajar personalmente para lograr estar presente lo más importante es que seas consciente de que en muchas ocasiones no estás presente.

Cuando acabas una conversación al teléfono y no tienes claro qué información es relevante, cuando no recuerdas un encargo que te han hecho, o cuando tienes que pedir que te repitan alguna información porque no estabas concentrado y atento, entonces, no estás presente. Si te ves en estas y en otras situaciones similares, entonces es que no estás presente. 

Inspirado por Facilethings

Lo que entra en el sistema

A lo largo de los años vas aprendiendo, normalmente porque la has cagado y a nadie le gusta repetir una cagada, así que aprendes y tratas de que esa no te vuelva a pasar. Ya vendrán otras, pero no repetir es fundamental.

Una de las más importantes que ha aprendido al trabajar con información es la conocida: “Si metes mierda en el sistema, solo sacarás mierda”. Y es mucho más importante delo que pueda parecer a simple vista. Lo normal no es enunciar esta frase hasta que has sacado un montón de información de un sistema y te das cuenta de que esa información no es buena, que es inconsistente, que los datos no son coherentes, que “algo falla”.

Entonces piensas cuáles serán los datos de origen y SIEMPRE acabas verificando que lo que se metió al sistema era mala información, malos datos, que no pueden generar de ningún modo buenos resultados. Si entran malos datos, saldrán malos datos. Por esto, el aprendizaje está en poner todo el esfuerzo en conseguir datos en origen que aporten la mejor calidad posible. Si tienes que invertir, gasta más en conseguir buenos datos que en sistema de información o en la generación de reportes. La clave está en los datos de origen.

Son esas pequeñas cuestiones que pueden significar la diferencia entre hacer algo bien desde el principio o tener que estar poniendo parches durante el resto de tu vida profesional. No metas mierda al sistema, solo obtendrás mierda como resultado. Da que pensar.

Conversar o hacer un PowerPoint

 

 Antes de decidirte a hacer una presentación en una reunión, puede ser muy útil pensar en cómo evitarla. Todo el mundo llega saturado a las reuniones y está aburrido de presentaciones que tiene que soportar un día tras otro. Si puede evitar una presentación, hazlo.

La presentación se puede sustituir por una conversación en grupo, presencial o a través de un cliente de multiconferencia. Incluso sin ser en grupo, una conversación, en un uno a uno, posiblemente evite una aburrida presentación y mejore la comunicación personal entre las partes. 

Ya hay muchos comunicadores, los excelentes, que se olvidan de sus presentaciones y simplemente deciden conversar con su audiencia. Esa conversación es muchos casos se convierte en una historia. Así se convierten desde ponentes a contadores de historias. Esa es la tendencia.

En algunos casos será imprescindible que te apoyes en una presentación, no habrá otra forma de transmitir el mensaje de forma eficaz. Y aquí es importante que no caigas en en el grave error de que la presentación hable por ti, no pongas TODO lo que quieres contar en las diapositivas, estas solo ayudarán o guiarán al público, pero lo importante es lo que tú tengas que contar.

A todos nos gusta que nos cuenten una buena historia, bien documentada y estructurada. Por qué no ser tú el próximo que cuentes una buena historia. 

Decide si acudir a una reunión

 
“Las reuniones son necesarias” es una frase de perdedores. Las reuniones no son necesarias si puedes evitarlas. Pero no hacemos nada por evitarlas.

Si una reunión no es una prioridad para el equipo del que formas parte o para ti mismo, entonces lo mejor es que no la aceptes o la delegues en otra persona. Y en el caso de que sea prioritaria para ti has de plantear si la reunión es una buena solución o puedes arreglar el asunto sin tener que llevarla a cabo. 

Aún en caso de tener que finalmente asistir a la reunión, lo mejor que puedes hacer es intentar que esta sea lo más corta posible, que sea efectiva y que se vaya al grano. 

Las reuniones no son necesarias. Si lo piensas así podrás ganar tiempo para lo que de verdad importa. Lo que de verdad te importe. 

Si pones esto en tu diapositiva, yo me levanto y me voy

  

Si alguien, no me importa quién y no me importa dónde, vuelve a utilizar una diana con un dardo en una diapositiva de su presentación de PowerPoint para “hablar de objetivos”, os prometo que me levanto y allí lo dejo. Os doy mi palabra. 

Has hecho una presentación, por tanto has trabajado para conseguir ordenar tus ideas, aportar datos, contenidos, has estructurado la secuencia de las diapositivas, incluso te has atrevido a utilizar fotografías o dibujos para ilustrar de una forma más agradable la exposición…y me pones una diana cuando hablas de objetivos. NO. Yo digo no a las dianas y dardos en las presentaciones.

Se te ocurrirán cientos de imágenes que acompañarán a tus ideas sobre los objetivos establecidos sin tener que recurrir a una diana. De verdad, seamos serios, un jardín en forma de laberinto, una curva creciente con el punto o zona a la que quieres llegar bien identificada, cualquier cosa es válida, Pero jamás una diana. 

¿Qué utilizas tú en tus diapositivas cuando hablas de objetivos?

Escribiendo sobre reuniones productivas en DoIt

imagendoit

Hoy os quiero invitar a que visitéis un nuevo sitio donde la productividad de las reuniones es el centro neurálgico. Se trata de Do It, un producto que me ha impactado en cuanto a su funcionalidad en la gestión productiva de reuniones y con quien no he dudado ni un segundo en colaborar aportando mis reflexiones y recomendaciones en modo de posts.

He comenzado a escribir en su blog y ya podéis leer varios artículos relacionados con todo lo que hace una reunión más productiva y también qué es lo que hay que hacer para que no tengan éxito.

Siempre hablo de productividad personal cuando escribo sobre este tema, y a la hora de pensar en hacer cosas, acciones de tus proyectos, las reuniones tienen mucho que ver. Cometemos muchos errores en toda la gestión de las mismas, desde la fase de la convocatoria hasta la recopilación de acciones y asignación de plazos y responsables de acometer esas acciones, lo sabemos y es sencillo solucionarlo, más si contamos con una herramienta sencilla que lo facilite.

En DoIt podéis encontrar los principales problemas que surgen en la gestión de reuniones y sus soluciones propuestas. Echad un vistazo y me contáis vuestras experiencias con las reuniones.

Mis apps de productividad en el iPhone 6

 

Cada día hago más cosas con el iPhone y para eso no necesito tan solo la máquina, el hardware, necesito las apps que lo alimentan. No utilizo gran cantidad de apps, pero las que utilizo están realmente exprimidas. Casi con la pantalla principal del iPhone me llega para contener las que son más productivas. A continuación te muestro las que realmente forman parte de mi flujo de trabajo. Por una parte están con las que trabajo con el método GTD y por otra las que utilizo para informarme, leer sobre la actualidad e inspirarme para la escritura de blogs.

Continúa leyendo

Mente como el agua

“Si tu mente está vacía, siempre está lista para cualquier cosa, está abierta a todo.”

-Shunryu Suzuki

En el método GTD de productividad se habla en alguna ocasión de tener la mente como el agua, haciendo referencia a cómo reacciona el agua en calma ante la aparición de una piedra, generando una reacción directamente proporcional a la masa y la velocidad de la misma, originando una dispersión de la energía que provoca la piedra y por último volviendo con el tiempo a la calma original.

Continúa leyendo

Entradas anteriores

Copyright © 2017 Beta Privada Up ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR