Spotify ha recibido una carta del grupo Un pingüino en mi ascensor en la que le pide algo realmente digno: que no los ubiquen como similares a Ramoncín. Nadie querría que lo asociasen a ese cantante y ellos lo han sufrido en carnes propias porque así está programado el algoritmo de Spotify. 

La carta en sí misma ya es una obra de arte. No valdrá de mucho, pero habrá que esperar la respuesta de Spotify, seguro que algo dicen. Aunque es probable que no la que nos gustaría a muchos.

Spotify era vista con no muy buenos ojos por los artistas hace un tiempo. Ahora creo que lo ven de otro modo y algunos incluso ya lo han convertido en su plataforma principal de lanzamiento. Si no puedes con ellos…