Dejé un proyecto apasionantemente geek cansado de la exposición, el escrutinio, la opinión y la saturación.
Con el tiempo he aprendido a decir no. No al consumo, no a la histeria, no a todos aquellos excesos que no sean de vida simple, no a las notificaciones, no a la información desmedida. Pero a este proyecto y estos compañeros no puedo decir no.
Es hora de dejar de hablar de consumo de tecnología y empezar a producirla. Tecnología para compartir, aprender, charlar y pasarlo bien. Se puede mirar de otra forma, otras cosas. Y descubrir las caras B.
Un saludo.